Primer día de Trabajo en la "Contru" Alemana

El despertador sonó puntualmente a las 4:50 am  ese día lunes 20 de Febrero. Apurado me levanté y me preparé unos sándwich para el camino. También pelé y corté unas zanahorias para tener algo que comer en la hora de almuerzo. El día posiblemente iba a ser físicamente exigente y debía llevar el alimento necesario para recuperar la  energía que gastaría en el transcurso de la mañana. Como desayuno comí un pan con huevos revueltos y cereal con Leche. Luego de eso salí a tomar el tren que me llevaría al punto de encuentro. Allí, en una Gasolinera y a las 6 am, nos pasaría a buscar mi jefe para llevarnos  a Hamburgo.

Era mi primer día de trabajo, por lo cual estaba un poco nervioso. Generalmente siempre la cago en las “primeras veces” de algo. Vomito, orino o simplemente me hago caca - como esa vez que  fue mi primer día de clases, en primero básico, y la profesora no me dejó ir al baño antes del recreo. Tenía problemas estomacales y necesitaba urgente ir al baño. Ante la negativa de la profesora y ante la nula insistencia de mi parte, entendible por mi excesiva timidez y mis tiernos 6 años, me devolví, con un sentimiento  de angustia  y desesperación hacía mi pupitre. Justo al lado mío se sentaba la niña más linda del curso y de la Escuela; Alicia, que con su cabello castaño, sus ojitos color miel  y su aura angelical, llenaban el espacio de armonía y belleza. Fue un amor a primera vista de mi parte. Disfrutaba estar sentado al lado de ella. Poder percibir tan cerca su aroma a  Coral Lila Lavanda era una experiencia sublime. Simplemente era feliz sentado en ese lugar; el último puesto de la fila. No obstante, en ese momento todo era caos en mi cuerpo. La temperatura aumentaba paulatinamente y el sudor no tardaba en llegar. El nudo en la garganta se hacía cada vez más insoportable. Y justo en ese momento  comenzó a salir la caca. No lo pude resistir. La parte baja y trasera de mi camisa blanca se volvía gradualmente café.  Yo trataba infructuosamente, con movimientos cortos y repentinos,  de meter la camisa más adentro del pantalón. Las moscas y el olor no ayudaban mucho a disimular la bochornosa situación. Al percatarse Alicia de lo que acontecía, cruzamos miradas y desde los más profundo de mí ser, le supliqué que no dijera nada a nadie. Haciendo caso omiso a mis plegarías, ella raudamente se dirigió hacia la Profesora y en alta voz exclamó: “Señorita, ese niño se hizo caca!!!”. Al instante sentí la mirada en mi rostro sudoroso de los 43 niños presentes en el Aula.  Al día siguiente, me enteraría, y tras los reclamos en persona que mi madre hizo ante lo ocurrido, de que la Profesora me había confundido con mi hermano mellizo, el cual también estaba presente en la sala de clases. De hecho,  íbamos en el mismo curso. Él había pedido 5 minutos antes que yo, también  permiso para ir al baño, con lo que ante los ojos de la Profesora, yo era el mismo niño pidiendo permiso nuevamente para salir de la Sala de clases y no terminar las tareas. Luego de ese episodio y durante 5 años fui popularmente conocido como el “Niño Caca”-

Ya llegábamos a Hamburgo, luego de dos horas de viaje y solo esperaba hacer las cosas bien. No quería ser llamado nuevamente “el niño caca”, pero ahora en Alemania. La buena noticia era que mi estómago esta vez estaba sin problemas y que con 26 años más,  que en aquel entonces, podía controlar mejor las partes de mi cuerpo frente a alguna “emergencia”. Solo quedaba estar concentrado en las instrucciones, cumplir con lo ordenado  y con ello tratar de dejar una buena impresión.

El trabajo consistía básicamente en romper baños en departamentos viejos que se aprontaban a ser remodelados. Esto implica sacar la tina y romper los cerámicos de las paredes. Luego de esto llevar los escombros hacia un Container y dejar el baño limpio.

Baño terminado!

Por suerte, no cometí muchos errores. Salvo un detalle; con el ímpetu y la adrenalina propia del primer día de trabajo, rompí un muro que no se debía romper. Pero increíblemente mi jefe – presente en todo momento en la faena-  se mostró comprensivo con la situación y no hizo mayor drama de lo ocurrido.

Muro roto por error.

La jornada laboral terminó a las 16:30 Horas y en total logramos  desmantelar 8 baños, con lo que se cumplía la meta establecida en un comienzo. Satisfechos partimos de regreso rumbo a Rostock.

El equipo de trabajo lo compuso ese día; Mi jefe, su hermano,  Pablo- un amigo chileno que se encuentra haciendo la Working Holiday- y Qhynh que es un estudiante de Vietnam, al cual no le tienen mucha paciencia por su actitud un tanto zalamera e impulsiva, y a veces un poco atolondrada. Además sufre el cambio constante de su nombre debido a lo difícil de la pronunciación de éste. Por parte de los compañeros de trabajo alemanes es llamado comúnmente “Ping Pong” haciendo clara referencia a sus rasgos un tanto asiáticos. Mientras yo y Pablo lo llamamos normalmente,  y con cariño,  “el chino culiao”, también debido a sus ojos rasgados.

Pablo y yo, lamentablemente tampoco nos escápanos del “cambio de nombre” por parte de los alemanes; Pablo es para ellos “Paolo”, y yo soy “Philipp” o “Felipo”. Al parecer los nombres con origen Italiano son más familiares y  fáciles de digerir para los alemanes que un nombre con origen español.

Finalmente, a las 19:16 Horas llegaba a casa ansioso de una ducha caliente y de una cerveza barata. Mi primer día de trabajo había finalizado de buena manera y me había ganado 120 Euros por las 10 horas trabajadas…había que festejar!

Ropa que se debió comprar para trabajar en la "Constru"

Yo, Pablo y  Qhynh.

Rompiendo muros en el Hotel Radisson!



Comentarios

  1. hola socio
    encuentro la raja que hayas hecho todas esas cosas allá, es de verdad impresionante!! yo también iré allá en unos meses... pero a mis viejos les preocupa esto... : la Alemania de hoy es la misma que hace 3-4 años atrás? no se están poniendo los alemanes pesados con los latinos por lo de Trump o es solo la prensa que le pone color? sigue siendo relativamente fácil conseguir pega allá????saludosssssss y buena suerte con tus estudios!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wena wena!! le ponen mucho colorshhh! todo bien acá con los latinos ;) y sobre la pega...tengo que decir que hay pega! sobre todo en verano y cualquier ciudad ;) Saludos!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares